head

Pequeño comercio versus Gran superficie

DSC_0813Hace poco hablábamos con un señor mayor que nos contaba que hace años, la Plaza de Dávalos había tenido una gran vida comercial y social. Por lo visto había en una de sus esquinas una tienda de loza, de las más importantes de la ciudad, varias tiendas de ultramarinos, y vivía allí también la matrona del barrio. Ahora la Plaza de Dávalos es la antesala mal cuidada de nuestra querida Biblioteca Pública. Una zona azul llena de asfalto en mal estado, por la que se permiten cobrar un alto precio (¡pero si destroza los bajos de los coches aparcar ahí!), malos accesos, y pocas atenciones, eso sí, bien custodiadas por los señores de flúor con gorritas, no vayan a querer aprovecharse los ciudadanos de tan “buen” aparcamiento. La transformación de la ciudad es inevitable e imparable. Constantemente cae un edificio, cierra un comercio, abre otro. Se mudan vecinos, llegan nuevos habitantes, se cubren jardines con hormigón. Cualquier tiempo pasado no fue mejor, pero merece la pena echar la vista atrás y ver de dónde venimos, que hubo aquí antes. La ciudad encierra su propia historia y el estado de las fachadas y barrios refleja momentos sociales.

Cuidemos las tiendas de barrio, los negocios locales de toda la vida, evitemos comprar el pan en un Supermercado, viajar 80 km para ahorrar 10€ en una colcha de IKEA. Lo local crea riqueza, y encima, trae menos de cabeza al medioambiente, razón de más para pensárselo…

Al duelo entre pequeño comercio y gran superficie le ponemos banda sonora original. A la izquierda la potencia de Mansilla y los espías defendiendo el pequeño comercio (no os lo perdáis):

A la derecha Proyecto MelillaMelilla (y Mulatu Astatke) nos recuerda el vacío de esos abarrotados espacios llamados supermercados (no os lo perdáis)

And the winner is… el pequeño comercio, of course (¡Ah!, la foto guapa es del More, un artista del objetivo y la ilustración)

 

Temas relacionados: , , ,

Haz un comentario