head

Archivados para noviembre, 2013


Club de lectura econoplástico (Parte 3)

lunes, noviembre 11th, 2013

Cuentos chinos de la Economía y otros chascarrillos para acabar con el sistema, Los Econoplastas (Ediciones Lentas, 2012) > Lectura y comentario:

1.2.  Busca la satisfacción de las necesidades humanas: Entonces el objetivo principal de la Economía es la lucha contra la pobreza, ¿no? Pues va a ser que no… La crematística se ha comido a la Economía. “El mundo es suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos pero demasiado pequeño para atender la avaricia de unos pocos”. Gandhi.

Chascarrillo: La lista Porbes de los hombres y mujeres más pobres. (Sin comentarios, o sí)

Lecturas adicionales de fragmentos para profundizar en las paradojas de la Economía:

José Luis Sampedro,  El río que nos lleva (Plaza & Janés, 1961)

En este libro, el escritor rinde homenaje a los gancheros del río Tajo en su labor de transportar la maderada río abajo, desde la Serranía Ibérica, en Guadalajara, hacia los barrancos, hitas y parameras de La Alcarria, desembocando finalmente en la vega de Aranjuez, ya en la provincia de Madrid.

“El hombre es la medida de todas las cosas, como decía el filósofo clásico. Pero ahora la manía es olvidarse de él, sepultarlo bajo un alud de cosas. Se debe viajar con la Kodak, pues se trata de que la cámara vea; se enferma de fracaso si no se tienen papeles en el banco o automóvil impresionante; se agotan las vidas en acumular títulos, pesetas, cintajos, chirimbolos, citas en los periódicos… ¡Cómo si lo esencial no fuese justamente lo contrario: rodear las cosas del hombre!”

Enric González, Previsiones(artículo El País, 29 de abril 2009)

“Los economistas son, según algunos, gente especializada en predecir el pasado. Otros dicen que los economistas siempre son capaces de explicar a la perfección por que sus predicciones acaban resultando erróneas. En materia de prospección en el futuro, los economistas, y los bancos, tienden a manejarse como todo el mundo: aciertan con lo previsible, y fallan cuando surge lo imprevisto. Eso, en el mejor de los casos. El carajal de las hipotecas subprime se veía venir, pero la gran banca internacional siguió hinchando la bola, confiando, como otras veces, en el ciclo mágico de la prosperidad perpetua”.




Club de lectura econoplástico (Parte 2)

domingo, noviembre 10th, 2013

Cuentos chinos de la Economía y otros chascarrillos para acabar con el sistema, Los Econoplastas (Ediciones Lentas, 2012) > Lectura y comentario

1.1.  Es una ciencia social: La Economía debería ser básicamente social (y humana) pero en su peor versión (materialista, egoísta, injusta…) extiende sus tentáculos al resto de subsistemas sociales (familia, política, educación, ocio, deporte…)

Chascarrillo: Alienación del equipo ¿Qué valores “sociales” vertebran actualmente la actividad económica?

 Lecturas y vídeos adicionales: 

Michael Albert. Diagonal 12-10-11. Articulo > ¿Se pretende que entendamos de Economía?

“Hay algunos campos de la economía que son estúpidamente complicados y difíciles. Sin embargo, lo realmente importante para entender lo que una buena economía necesita es bastante sencillo y es todavía más sencillo de entender, de hecho, para la gente normal que para los economistas. Los economistas han estudiado elaboradas teorías matemáticas que no tienen prácticamente nada que ver con la realidad y que la verdad es que oscurecen la realidad. Cuanto más aprende el economista de academia, más lejos suele acabar del verdadero entendimiento.

Lo que todos necesitamos conocer de la economía real (qué papel juegan las principales instituciones ahora y en el futuro sobre lo que la gente puede hacer con su vida) se entiende relativamente fácil. La verdad es que la energía  mental que se necesita para conseguir tener una discusión inteligente sobre fútbol con un amigo, como hace la mayoría de los españoles, es mayor que la energía mental necesaria para comprender los temas claves de la economía y la sociedad e incluso para convertirse en monitor uno mismo de este tipo de asuntos.”

Jonathan Coe, El círculo cerrado (Anagrama, 2004). Fragmento > ¿Nos interesa la información económica?

¿Qué fue del cuarteto de amigos de El Club de los Canallas, de Trotter, Harding, Anderton y Chase? Ellos y sus amigos tienen ahora veinticinco años más. Y también el mundo. Las bombas que sacuden Inglaterra ya no son las del IRA y el Nuevo Laborismo de Tony Blair está en el poder. Benjamin Trotter, el jovencito que se iba a dedicar a la literatura, ahora es un próspero e insatisfecho contable y sigue escribiendo su inacabada e inacabable novela…

-Pero, Clare, ¿no sabes quién es Michael Usborne? ¿No lees nunca las páginas de Economía?

-Pues claro que no leo las páginas de Economía. ¿Es que las lee alguien? Mi gato se caga en ellas.

Más aún, ¿realmente es necesario saber de economía? > Se veía venir…

 




Estado de la cuestión econoplástica. Noviembre 2013

jueves, noviembre 7th, 2013

La valiosa información que hemos obtenido gracias al espionaje estadounidense nos desvela que 8 de cada 10 simpatizantes de los econoplastas a los que llega mensualmente el estado de la cuestión econoplástica no pincha el enlace para leer su contenido por lo que nos vemos en la obligación de adjuntar todas las actividades en el propio correo y si no os lo leéis (nos enteraremos) pasaremos a transmitir nuestra información telepáticamente.  Mucho más abusivo con la privacidad pero también más efectivo:

5 de noviembre: este día se dio a conocer el resultado del certamen de relatos de Ecologistas en Acción “Cuando los cultivos alimentan coches” y, como ya sabréis todos por los medios de masas, el econoplástico relato “Ejercicio de estilo” ha sido uno de los premiados que compartirá libro con otros relatos de Rosa Regás, Juan Ibarrondo, Santiago Alba Rico, Jorge Riechman, Gustavo Duch o Ester Vivas. Yijuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!! Si no puedes esperar a que salga el libro: http://econoplastas.org/2013/11/03/ejercicio-de-estilo-certamen-relatos-ea/

presentacionRL28 de noviembre: una delegación econoplástica y de El Rincón Lento acudimos a Alcalá para contar nuestros proyectismos a los vecinos del Henares y, de paso, intentar asesorarles en la puesta en marcha del espacio sociocultural alcalaíno: Agua de mayo. Consejos vendemos que para nosotros no tenemos: https://sites.google.com/site/creandoelnuevoespacio/

12 de noviembre: también nos han pedido por favor, por favor, por favor (o casi) que el martes a las 19.00 h, presentemos en la biblio el libro “Palabras caballo” de Juan Miguel Fernández. No es de economía, es de coaching pero tiene mucho de “coaching económico”: “Habiendo nacido en un mundo capitalista, hemos sido condicionados para estar sumidos en un extraño sueño conocido como meritocracia. En este sueño nos creemos que, quien más trabaja, más mérito tiene y, por consiguiente, más estatus y dinero gana. Te explicaré cómo se cae en él, pues, como no tiene nada que ver con la realidad, pienso que es conveniente que lo sepas.”

12 de noviembre: a las 20.00 horas en El Rincón Lento Asamblea de la moneda social la bellota. Ya está funcionando, ya se están haciendo transacciones, pero para ser más y funcionar mejor hemos quedado para dar algunos retoques al engendro y ver cómo ir ganando cuota de mercado al euro pasito a pasito. Por supuesto, abierta a todo el que quiera pasarse.

14 de noviembre: presentación de los Cuentos chinos de la Economía en Fontanar. “¿Un año después seguís presentándolo y queréis que sigamos interesados en ir?”, te preguntarás. Bueno, tú verás, esta vez vamos a dar la clave para convertir Fontanal, en un paraíso fiscal… A las 19.00 h. en la biblioteca.

15 de noviembre: participaremos en la reunión de colectivos socioculturales de Guadalajara con el objetivo de ver quiénes somos, de dónde venimos o a dónde vamos. En Karaba a las 17.00 horas.

16 de noviembre: también participamos en la fila 0 de las interesantes Jornadas de Economistas sin Fronteras “Otra economía está en marcha” (15 y 16 de noviembre en Madrid). Nos han pedido que aportemos algo en 5 minutos en la mesa sobre financiación. ¿Aportar algo nosotros? Como no contemos un cuento… Más info: http://www.ecosfron.org/otra-economia-esta-en-marcha/#.UntUA3BWySo

26 de noviembre: os comunicamos que apenas nos quedan un par de decenas de nuestro libro “Cuentos chinos” pero como no tenemos dinero para la 2ª edición (danos aaaaargo), participaremos en el taller de libros cartoneros por si tenemos que editar otros 1.000 ejemplares a mano… En El Rincón Lento a las 17.30 h.

Eso sí, si quieres apoyarnos para que podamos sacar una edición maja siempre puedes apoyar nuestras exitosas (¿) campañas: es triste pedir, pero más triste es explotar a los demás y a los recursos naturales para conseguir un mínimo aumento de cuota de mercado: http://econoplastas.org/campana-dinero-invisible/

19 de noviembre: Reunión abierta en el Rincón Lento para ver qué podemos hacer con tanta gente que lo está pasando mal con la que está cayendo: activar más la bellota, continuar con la formación a kilos…

28 de noviembre: a las 19h en la biblio charla-debate “Consecuencia de los recortes en el mundo rural”. Organizada por El Rincón Lento, SATIF, Ecologistas en Acción y Los econoplastas.

¡¡¡Vaya mesecito!!!

PD: pero es que además los encendedore ecosociales continúan sus andanzas (p.e, difundiendo “nichos” de altermercado: http://econoplastas.org/2013/11/07/consumo-colaborativo-o-compartido/

PD2: y también daremos nuevo impulso a la Asesoría Ciudadana y de Economía Social

PD3: y os informamos que, a petición del público que se agolpaba en nuestro correo, vamos a cambiar el curso de Economía Social y Creativa al 2014, ¿ok?

 




Consumo colaborativo o compartido

miércoles, noviembre 6th, 2013

Uno de los términos que traspasa el mundillo de los supermilitantes hiperconcienciados y que del que están haciendo uso muchas personas en nuestro entorno es el del consumo “colaborativo” o “compartido”. La economía de la colaboración o economía del acceso son algunos de los términos utilizados para describir este movimiento donde el acceso prima frente a la propiedad. El Consumo Colaborativo se puede definir como la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar redefinida a través de la tecnología moderna y las comunidades.

Aquí van algunos ejemplos relacionadas con él:

 a) compartir coche: existen páginas web que nos permiten encontrar a personas que quieran compartir trayectos en coche a cambio de compartir los gastos. En España la que más funciona es blablacar.com

b) compartir el sofá de tu casa o “couchsurfing”: consiste en prestar tu sofá (“couch”) o una cama a personas que están viajando. Es gratuito y permite conocer personas de otros lugares y practicar idiomas. Puedes visitar la más tradicional servas.org o la más actual couchsurfing.org. Aquí nos cuentan varias experiencias:


c) intercambio de casa, de cara a las vacaciones, cursos de idiomas,… Existen webs especializadas , como holidayexchange.es o intercambiocasas.com, que permite a estudiantes y viajeros de todo el Mundo ofrecer una habitación y una cama por un tiempo determinado y previamente establecido. A cambio de que te permitan alojarte en una ciudad europea, tu debes ofrecer tu casa para que potenciales viajeros se alojen, en igualdad de condiciones.

d) compartir los bienes de uso esporádico

La idea es: ¿Para qué quieres comprar un taladro que sólo usarás durante 15 minutos en toda tu vida o un coche que se pasará el 90% del tiempo aparcado? Se puede aplicar a un portal de vecinos que comparte su red wifi u otros bienes infrautilizados.

e) Compartir bienes en desuso pero en buen estado, por ejemplo telodoy.net‎, telodoygratis.com, nolotiro.org, o grupos de facebook que funcionan por provincias.

f) Procomún o bienes comunales: fomento de bienes de acceso libre y de propiedad pública pero no gestionados por el Sector Público, si no por la Sociedad. No hay procomún sin comunidad, y viceversa.Dentro están:

a. Tradicionales: bosques, montes, etc.

b. Cultura libre: software libre, Creative Commons,…


g) Grupos y cooperativas de consumo:

Son grupos de personas que se organizan colectivamente para comprar directamente a productores ecológicos y locales. De esta forma, se aseguran de que el producto es respetuoso con el medio ambiente, de que la cadena comercial no se encarece con intermediarios, y consiguen un mejor precio final.

Está muy relacionado con el concepto de “Soberanía alimentaria”, cuyos partidarios definen como el derecho de los pueblos a decidir su propio sistema alimenticio y productivo, y que fomenta el vínculo de los consumidores con los productores de alimentos, y que estos sean ecológicos y locales.


e) Coworking

También desde las empresas existen en la actualidad ejemplos de consumo colaborativo. Uno de ellos es el de la fórmula del Coworking, que consiste en conseguir un espacio común desde el que trabajan varias empresas, de forma que se comparten decisiones, conocimientos y gastos (de alquiler, suministros, internet,…)

En coworkingspain.es se recogen todos los centros existentes en España. Es un sistema que permite disponer de un espacio de trabajo a un coste reducido.

 

Puedes encontrar más información sobre todo ello en el siempre imprescindibe Vivero de Iniciativas Ciudadanas.

 




Club de lectura econoplástico (Parte 1)

lunes, noviembre 4th, 2013

Cuentos chinos de la Economía y otros chascarrillos para acabar con el sistema, Los Econoplastas (Ediciones Lentas, 2012) > Lectura y comentario

1. Pero, ¿Qué es la Economía? Es la Ciencia social que trata de la produccion e intercambio de bienes y servicios para la satisfaccion de las necesidades. ¿Seguro que eso tan sencillo es la Economia?

Viñeta: Economía eres tú > ¿Satisfacer las necesidades humanas? Forma parte de la vida cotidiana de todos, el ekonomos, la administración del hogar.

Lecturas adicionales de fragmentos para analizar el complejo proceso desde el «inicio de la economía» a la economía en nuestros días:

Nikolaus Piper. Historia de la Economía para jóvenes (Ediciones Loguez). Lectura de capítulo sobre posible nacimiento de la agricultura > El inicio de la actividad económica.

David Lodge,  ¡Buen trabajo! (Anagrama, 1996). Fragmento > La complejidad de la economía hoy en día.

Ella es Robyn Penrose, profesora universitaria, especialista en narrativa decimonónica relacionada con la Revolución Industrial y devota del feminismo, el post-estructuralismo y el deconstructivismo. Él, Vic Wilcox, director de un importante consorcio comercial, conservador, respetable y con intereses culturales más bien escasos. El destino ese alcahuete decide que los caminos de estas dos personas con visiones del mundo antitéticas se crucen. Una aguda y divertidísima aproximación a las contradicciones de la sociedad en la que vivimos, servida por uno de los maestros del humor inglés.

 “La luz del sol inundó la cabina al cambiar el avión de rumbo. Era una mañana clara y radiante. Robyn miró desde la ventanilla mientras Inglaterra se deslizaba lentamente por debajo de ellos: ciudades y pueblos, con sus planos callejeros semejantes a circuitos impresos, diseminados en un mosaico de campos diminutos, unidos por finos alambres de ferrocarriles y carreteras. Era difícil imaginar, a semejante altitud, todo el ruido y la conmoción que allí se producía. Fábricas, tiendas, oficinas y escuelas que comenzaban su jornada de trabajo. Gente apretujada en los autobuses y trenes de las horas punta, o sentados en sus coches en los atascos del tráfico, o lavando las cosas del desayuno en las cocinas de sus casitas adosadas, ornamentadas con piedras del río. Y todos ellos habitantes de sus pequeños mundos, ignorantes de cómo encajaban en el cuadro general. Cualquier persona, al enchufar su tetera eléctrica para prepararse otra taza de té, no concedía ni un pensamiento al inmenso conjunto de operaciones que posibilitan tan simple acción: la construcción y mantenimiento de la central que produce la electricidad,  la extracción de carbón o de petróleo para alimentar los generadores, el tendido de kilómetros de cable para llevar la corriente hasta su casa, la excavación, fundición y mecanizado del mineral de hierro o de bauxita para obtener chapas de acero o de aluminio, el cortado, prensado y soldadura del metal para conseguir el cuerpo, el asa y el pitorro de la tetera, el montaje de estas parte junto a docenas de otros componentes -resortes, tornillos, tuercas, arandelas, remaches, cables, muelles, aislamiento de caucho y adornos de plástico-, y después el embalaje de la tetera en los mercados mayoristas y al por menor, el cálculo de su precio y la distribución de su valor añadido entre el conjunto de personas y agencias relacionadas con su producción y circulación. Era difícil decidir si el sistema econónico que producía la tetera era un milagro del ingenio humano y  la cooperación, o bien un colosal despilfarro de recursos, humanos y naturales.”

Ya en las primeras reflexiones sobre economía surgen enseguida valoraciones sobre esta ciencia:

¿Por qué no puede funcionar mejor? ¿Por qué existe tanta desigualdad? ¿La economía tiene que ser siempre competitiva? ¿Por qué la economía se preocupa por la producción de más yates para millonarios cuando hay gente que se muere de hambre? Unos vídeos para debatir sobre estos puntos (aunque tenemos pocas respuestas):

 




Ejercicio de estilo. Certamen relatos EA

domingo, noviembre 3rd, 2013

el capitalPaco nos insiste siempre en que antes de lanzarnos a escribir el relato tengamos al menos dos cosas claras: el punto al que queremos llegar y el estilo que vamos a utilizar al contarlo. Creo que me voy a lanzar con una historia que cuente el sufrimiento de tantos productores de petróleo afectados por la presión de una sociedad cada vez menos sensible a la necesidad de seguir quemando combustible. O a lo mejor sería más potente si lo enfoco desde la perspectiva de esos pobres brokers de la bolsa de Chicago que especulan con los precios de las materias primas y que se han visto empobrecidos repentinamente por  culpa de las medidas de organismos internacionales plegados a las exigencias de los pequeños agricultores y de las cooperativas autogestionadas.

Con más extensión podría desarrollar un thriller psicológico en el que varios miembros del  peligroso lobby de las bicicletas presionan a parlamentarios europeos para continuar persiguiendo su irracional objetivo: que los gobiernos fomenten el insostenible transporte de las dos ruedas. Podría introducir el misterioso asesinato de un asesor. Y un detective intentaría tirar del hilo y se encontraría con mil y un obstáculo para desenmarañar la cadena de favores entre políticos, asociaciones ecologistas y cooperativas de trabajo. Sus propios superiores en el cuerpo de policía frenarían su investigación cuando empieza a tocar algunas teclas importantes y, de repente, la prensa difunde el cargo que obtuvo un antiguo ministro en una explotación agrícola de verduras naturales que curiosamente se había visto beneficiada por una incomprensible medida de apoyo a la agricultura ecológica y a las energías renovables. Interesante, pero  guardaré la idea en la carpeta de futuros proyectos más ambiciosos.

Para hacer algo más exótico podría escribir un cuentecito localizado en una selva tropical en el que un grupo ecologista armado presiona a la población indígena para que logren su soberanía alimentaria y continúen con el avance de la forestación con especies autóctonas sin fijarse en las peligrosas consecuencias para la estabilización del clima, para el aumento de la capacidad de fijación de CO2 y, en definitiva, para el negro futuro de los periodos veraniegos en las playas del Ártico. Miles de hectáreas desaprovechadas en producir alimentos para cubrir las necesidades de simples millones de personas mientras en la otra parte del planeta tristes montañas de 4×4 permanecen a las afueras de las ciudades sin nada que echarse al depósito. La competitividad y la eficiencia relegadas a un segundo plano en aras de la cooperación y el bienestar. ¿Qué pensaría un extraterrestre que llegara a la Tierra? Nos hemos vuelto locos.

¡Extraterrestres! Esta podría ser otra buena idea para el relato. Una distopía futurista en la que unos terroríficos alienígenas imponen su absurdo credo decrecentista y del vivir mejor con menos. Mientras, un grupo de rebeldes conspira en la sombra para hacer triunfar el progreso consumista y volver a engranar la maquinaria de la producción ilimitada y la sobreexplotación de recursos naturales. Y todo ello en una sociedad desalineada y libre, organizada por gobiernos conservadores. Conservadores porque imponen medidas para que la gente pueda conservar y mejorar su empleo. Conservadores porque aprueban leyes para conservar y cuidar mejor el medioambiente. Conservadores porque luchan  para conservar y recuperar el entorno rural. Conservadores porque invierten en conservar y rehabilitar los edificios y las infraestructuras. Conservadores porque potencian conservar y fomentar las relaciones sociales. Conservadores porque apuestan por conservar y mantener la soberanía alimentaria. Conservadores porque intentan conservar y extender la dignidad humana… ¡¡Un horror!!

Mejor algo de estilo periodístico. Miembros de la Troika han mostrado su preocupación por el imparable aumento de huertos urbanos, rurales, compartidos, en el balcón, en macetas, autogestionados a través de grupos de consumo, organizados para la compra directa a productores, llenos de productos locales de temporada para su consumo inmediato o para elaborar conservas caseras para el resto del año. Dichas prácticas, según representantes del BCE, UE y FMI, impiden la correcta asignación capitalista de recursos a productores extensivos de agrocombustibles, empresas agroindustriales, multinacionales químicas, distribuidores, financieros y acaparadores de tierras y subvenciones.

Si el objetivo es didáctico y llegar a un público joven que sea capaz de cambiar el mundo, lo ideal sería un cuento infantil. Periquín vivía con su madre en una cabaña del bosque. Para conseguir un poco de dinero la madre mandó a Periquín a la ciudad, para que allí intentase vender la única vaca que poseían. El niño se puso en camino, llevando atado con una cuerda al animal, y se encontró con un hombre que llevaba un saquito de habichuelas.

-Estas habichuelas son mágicas –le explicó aquel hombre-. Si te gustan, te las daré a cambio de la vaca.

Así lo hizo Periquín, y volvió muy contento a su casa. Pero su madre disgustada al ver la necedad del muchacho, cogió las habichuelas y las arrojó a la calle.

Cuando se levantó Periquín al día siguiente, se sorprendió al ver que las habichuelas habían crecido tanto durante la noche que las ramas se perdían de vista. Se puso Periquín a trepar por la planta, y sube que sube iba a llegar a un país desconocido cuando, de repente, la planta fue arrancada por una máquina dirigida por un inspector de Monsanto que explicó a Periquín que su empresa era la propietaria de dichas semillas y que había cometido una ilegalidad utilizándolas sin su consentimiento, sin pagar su canon de uso y sin adquirir el resto de complementos fitosanitarios y biocidas de la misma empresa. Chinpón.

¿Y un relato de estilo autobiográfico con regusto metaliterario y plagado de alusiones a la tecnología, la dependencia energética y las redes sociales? He recibido un wassap de Laura recordándome que faltan 2 horas para que termine el plazo de entrega del relato y todavía no he empezado a escribir nada. Como de costumbre, trabajo mejor bajo presión aunque, como de costumbre, tendré que acudir al taller de escritura sin el relato terminado. Además no sé si voy a poder encontrar mucha información en internet sobre este tema (donde dije información, digo relatos ya escritos). Probemos. Enciendo la tablet. Busco en Google: Relatos+agrocombustibles+crisis energética+soberanía alimentaria. 2.245.345 resultados. Malo. Cuando sale tanto resultado, malo. Pruebo con los 10 primeros y si no hay suerte me voy a dormir. A ver. No me convence ninguno. ¿Y si comento algún vídeo? Siempre es mejor y mucho más rápido ver la película.

Busco con el portátil en Youtube  y me sale un vídeo interesantísimo en el que se ve una mazorca de maíz que sigue dos caminos diferentes. En el primero se convierte en harina con la que se produce una tortita para la alimentación de la familia que lo ha cultivado. En el segundo se convierte en etanol  para su uso como combustible por parte de otra familia en otro lugar del planeta con el que alimentan el coche que les lleva a un hipermercado a comprar una barra de pan que al final se pone dura y tiran a la basura. Ves clarísimamente cómo en el segundo camino, gracias a los innegables beneficios del sistema capitalista, neoliberal, globalizado e hipertrofiado financieramente, las ventajas son también mucho mayores para la primera familia porque la empresa del coche que se mueve con ese etanol, y que sale mucho en los anuncios recalcando la felicidad que puedes lograr si te compras uno, patrocina a un club de fútbol de primera división. Y resulta que una camiseta de ese equipo que tira al contenedor un padre mientras hace limpieza de la ropa de los niños que empiezan el cole y han crecido un montón durante el verano, acaba llegando a la familia primera cuyos miembros pasan bastante hambre porque el precio de la mazorca de maíz, que ahora tienen que comprar en el mercado, se ha puesto por las nubes. Pasan hambre pero son muy felices porque han conseguido esa camiseta que encima tiene el número de su jugador favorito. Muy chulo y esclarecedor.

Pero ya que estoy viendo vídeos me dejo llevar por el exceso de información que pulula por internet y por el maltrato al ritmo lento de mi conexión megarápida de fibra óptica y acabo descargándome otros 250 vídeos interesantes sobre agrocombustibles, crisis energética, soberanía alimentaria…

¡Uf! Las 23.55 horas. Mando un tweet a Laura: Me rindo. Paso del relato. O bueno, a lo mejor puedo resumir la esencia del tema también en un tweet y enviárselo a Paco: El sistema económico (digo la estafa) atenta contra la alimentación de las personas (digo la vida). Amén.