head

Cine de Terror y Economía

En el periodo de posguerra tras la Primera Guerra Mundial, el gran perdedor es el pueblo alemán. Alemania está derrotada, endeudada e inmersa en una crisis económica que contrasta con el comienzo de los felices años 20 en Estados Unidos, el gran de vencedor, que además conserva toda su capacidad productiva.

La inflación alemana se disparó y los precios llegaron a subir hasta 1.000.000.000.000% en 1923. Mientras, en Nueva York aprendían a bailar el charleston.

Es en este contexto en el que nace la primera película expresionista de la Historia, y cuna del cine de Terror, El gabinete del doctor Caligari, en 1920, en Alemania, por supuesto.

La cinta narra la relación entre un doctor y un sonámbulo al que mantiene hipnotizado y que comete crímenes por órdenes del primero, de forma que éste siempre queda impune. En la lectura que se ha hecho a posteriori del argumento, el doctor Caligari representaría al poder, mientras el sonámbulo es el pueblo, manipulado y deshumanizado, que cumple las órdenes de matar mientras el poder ni siquiera se mancha las manos, como metáfora de lo sucedido en la hasta entonces llamada Gran Guerra.


A esta película la seguiría Nosferatu, en 1929, la historia de un aristócrata que se alimenta de la sangre del pueblo. Es en realidad la historia Drácula pero con algunos cambios, como por ejemplo el nombre, para evitar el pago de los derechos de autor.

 

No es hasta el crack de 1929 cuando el cine de terror llega a Estados Unidos. De hecho, muchos de los grandes clásicos del género pertenecen a esa época:

– Drácula, con Béla Lugosi (1931)

– El largometraje Frankestein (1931)

– La momia (1932)

– El hombre invisible (1933),…

El charleston dejó de interesar. La gente buscaba distracciones que diesen más miedo que su vida cotidiana. Llegarían nuevos periodos gloriosos para el cine de terror coincidiendo con periodos de crisis: el periodo de preguerra antes de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría, las crisis del petróleo en los 70,… y por supuesto la actual recesión.

¿Habrían tenido tanto éxito las series de zombies, vampiros y hombres lobo hace 10 años? Probablemente no.

Germán Ferrero

Temas relacionados: ,

Los comentarios están cerrados.