La fábula del capitalismo y la rana

Buscaba el escorpión alguien que le ayudara a cruzar el rio cuando vio que se acercaba una rana y le dijo:

-Rana, ranita, ¿me subirías a tu espalda y me cruzarías en un par de saltos hasta el otro lado del rio?

-¿Tú estás loco? Acaso piensas que no sé lo que haces con tu aguijón cuando se te acerca una rana…

-Hombre, pero no seas desconfiada, ¿Cómo voy a hacerte nada si dependo de ti para poder pasar? No sé nadar y si te hiciera algo mientras me cruzas sería como un suicidio.

-Bueno, visto así, tienes razón. Sería estúpido por tu parte. Sube que en un momento estamos en el otro lado…

Iba la rana saltando de nenúfar en nenúfar con el escorpión a su espalda cuando de repente sintió un intenso pinchazo que la dejó paralizada y empezó a hundirse sin entender nada mientras miró al escorpión y le preguntó:

-Pero, ¿Qué has hecho? ¿Cómo puedes haberme picado? Vamos a morir los dos en medio del rio…

-Lo sé. Es estúpido lo que he hecho pero no he podido evitarlo. Es mi carácter…

 

Buscaba el capitalismo recursos naturales para seguir llevando a cabo su tarea infinita de producción y consumo cuando se encontró a la Tierra y le dijo:

-Planeta Tierra, ¿me dejarías explotar tus recursos para seguir aumentando la riqueza material?

-¿Tú estas loco? Acaso piensas que no sé lo que haces con tu codicia cuando se trata de explotar recursos…

-Hombre, no seas desconfiada, ¿Cómo voy a hacerte nada si dependo de ti para poder reproducirme? No hay más que un planeta y si lo destrozara seria como un suicidio.

-Bueno, visto así, tienes razón. Sería estúpido por tu parte no cuidarme.

Iba el capitalismo en su etapa neoliberal, globalizada y financiera cuando la Tierra sintió intensas e irrecuperables heridas en toda su superficie y sin entender nada miro al capitalismo y le preguntó:

-Pero, ¿Qué has hecho? ¿Cómo puedes haberme hecho esto? Vamos a morir por pensar sólo en tus beneficios a corto plazo…

-Lo sé. Es estúpido lo que he hecho pero no he podido evitarlo. Es mi  carácter…

 

Ilustration de Ana Ongil

1 comentario en «La fábula del capitalismo y la rana»

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies